fbpx
que son gastos de sepelio definicion

Gastos de sepelio, ¿qué significa?

¿Sabías que 22 millones de personas tienen contratada una póliza de decesos en nuestro país y, por lo tanto, tienen los gastos de sepelio asegurados? Así lo confirma el estudio sobre el seguro de decesos elaborado por Unespa (Asociación Empresarial del Seguro). 

Pero, ¿qué son los gastos de sepelio exactamente? ¿Qué significa tener los gastos de sepelio asegurados? Y, ¿por qué casi la mitad de la población española cuenta con un seguro para sufragar dichos gastos? Te lo contamos.

 

Gastos de sepelio: definición

Gastos de sepelio significa honorarios, costes o cargos incurridos que deben pagarse por servicios directamente relacionados con el funeral, entierro o cremación de los restos de una persona que ha fallecido. 

Ahora que ya conoces qué son los gastos de sepelio, vamos a enumerar algunos ejemplos concretos:

  • Féretro o ataúd: coste medio de 1.200 euros.
  • Urna en caso de incineración: precio a partir de 20 euros.
  • Costes asociados a trámites y gestiones administrativas, así como certificados y tasas: coste entre 150 y 180 euros.
  • Traslado y coche fúnebre: coste medio de 200 a 400 euros.
  • Esquelas, recordatorios y flores: alrededor de 600 euros.
  • Tanatorio: coste medio de 400 euros.
  • Lápida y nicho: coste entre 300 y 700 euros al año.

Como ves, la lista de gastos de sepelio no es precisamente corta. De hecho, la muerte se paga caro en nuestro país. Para que te hagas una idea, el precio de un entierro sin seguro en España ronda los 4.000 euros. 

Exactamente, la OCU fijó el presupuesto medio de los servicios funerarios en 3.739 euros para 2021. Y estamos convencidos de que esta cifra habrá aumentado durante los últimos meses. Si los productos esenciales cuestan cada día más, los entierros también.

Féretro

 

¿Qué significa tener los gastos de sepelio asegurados?

Tener los gastos de sepelio asegurados significa que será la compañía de seguros la que se encargará de sufragar los costes asociados a los servicios funerarios, los servicios complementarios (traslados, flores…) y las gestiones administrativas (obtención del certificado de defunción o inscripción en el registro civil, entre otros). 

Por tanto, si una persona contrata en vida un seguro de decesos, sus familiares no tendrán que desembolsar un solo euro para poder despedir y enterrar a su ser querido. 

Asimismo, la familia tampoco tendrá que preocuparse a la hora de organizar el funeral. Únicamente deberá comunicar la muerte a la aseguradora que, automáticamente, contactará con la funeraria y pondrá en marcha todas las gestiones que hay que hacer cuando un familiar muere

Incluso el seguro de decesos te puede ayudar a despedirte de forma adecuada de este mundo si contratas coberturas adicionales como el testamento online o el borrado de la huella digital.

Y, ¿qué pasa si fallezco y mis familiares no saben que yo contraté en vida un seguro de decesos para hacerse cargo de abonar los gastos de mi sepelio? 

No pasa nada porque pueden recurrir al certificado de contratos de seguro. Para obtenerlo, tan solo tendrán que enviar su consulta al registro de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento dependiente del Ministerio de Justicia. La finalidad de este servicio es brindar la información necesaria para que cualquier interesado pueda conocer si una persona fallecida tenía contratado una póliza para caso de fallecimiento.

 

Asegura los gastos de sepelio con una póliza de decesos

Con esta información sobre la mesa, ¿te haces una idea del motivo por el que cerca del 50% de la población española ya ha contratado un seguro de decesos? 

Todos ellos buscan la tranquilidad de saber que el día que la muerte les reclame, sus familiares no tendrán que pasar apuros económicos ni solicitar un crédito para pagar los gastos de sepelio, sino que será su seguro quien responda.

Si, además, se completa esta póliza con la contratación de un seguro de vida, diferente al de decesos, quienes hayan sido nombrados beneficiarios recibirán una compensación económica que se lo pondrá muy fácil para afrontar aquellos gastos que el fallecido tenía en vida, como la hipoteca, los préstamos o los familiares a su cargo, entre otros. 

Porque cuando una persona muere, sus gastos no se detienen y las facturas siguen llamando a la puerta. Así que, los seguros te ayudan a tener las espaldas cubiertas cuando estas situaciones tan delicadas llegan.

Como ves, tener asegurados los gastos de sepelio contratando una póliza de decesos es una de las decisiones más inteligentes que puedes tomar, ya no por ti, sino por los tuyos. Y, si estás pensando que es pronto para ello y que no tienes edad para contratar un seguro de decesos, probablemente te equivocas. 

Recuerda que, en este sorteo macabro, todos tenemos papeletas. Mañana te puede tocar a ti y ya no servirá arrepentirse de no haberte decidido a contratar tu seguro de decesos antes. 

Este tipo de pólizas son más asequibles de lo que te imaginas. Si te interesa saber cuánto puede costar un seguro de decesos, tan solo tienes que escribirnos y lo calcularemos de acuerdo a tus necesidades. ¡No esperes más!