fbpx
Euros

Aportaciones a planes de pensiones: máximos y mínimos

Cuando se acerca el final de año, la curiosidad por saber cuánto es la aportación máxima que se puede hacer a un plan de pensiones y cual es su desgravación aumenta. Porque hay unos límites impuestos por el Gobierno, que en este 2021 cambiaron y tienen previsión de volverse a modificar en los Presupuestos Generales del Estado de 2022. 

Con los años, y la incertidumbre de qué va a pasar con el sistema de previsión público de pensiones, han ido aumentando la contratación de los planes de pensiones privados. Aunque tras la pandemia, y con el nivel adquisitivo de muchas familias mermado, la adquisición de este producto ha disminuido y las aportaciones a los ya existentes se han reducido un 94% en el primer semestre del año, respecto al año anterior. Estos datos fueron recogidos por Europa Press de un informe de VDOS.

Euros

Aportación máxima en el plan de pensiones 2021

Como hemos mencionado al principio, en enero de 2021 se redujo la aportación máxima que cada individuo puede hacer a su plan de pensiones. Si antes la cantidad era de 8.000 euros, en 2021 lo máximo que se puede aportar son 2.000 euros anuales. 

Esto se aplica de una manera conjunta si tienes más de un plan de pensiones individual, es decir, que solo puedes aportar un máximo de 2.000 euros anuales en total. También se aplica en el caso de que tengas un plan de previsión asegurado, que son aquellos que vienen dados por una póliza de seguro.

Si tu cónyuge no trabaja o si obtiene ingresos menores de 8.000 euros, podrás hacer una aportación adicional de 1.000 euros a su plan de pensiones. 

Pero qué pasa cuando es la empresa la que paga este plan de pensiones, es decir realiza la aportación. Pues que los 2.000 euros se pueden aumentar hasta 8.000 euros más por las contribuciones que te realice el empleador en tu calidad de empleado. Aquí se contemplan los planes de pensiones de empleo, los de previsión social empresarial y las mutualidades de previsión social. Por lo que el máximo que se puede aportar en favor del contribuyente asciende a los 10.000 euros anuales. 

Hay otra excepción a estas aportaciones máximas. Se trata del caso de aquellos partícipes con discapacidad, que podrán aportar hasta un máximo de 24.250 euros anuales y sus familiares hasta 10.000 euros por persona. 

¿Qué pasa si aportamos de más?

Si esto ocurre tendríamos hasta el 30 de junio del año siguiente para regularizarlo, es decir para sacar ese dinero del plan de pensiones. Si no lo hacemos así podemos tener que pagar multas por ello. Hacienda nos puede cobrar hasta el 50% de lo que hemos pagado de más.

 

Aportación mínima a un plan de pensiones

El Gobierno por ley regula las aportaciones máximas que se pueden hacer y las desgravaciones con las que te puedes beneficiar en la declaración de la renta. Pero ¿hay regulación sobre la cantidad mínima que hay que aportar?

En realidad en la ley no se especifica la cantidad mínima, de hecho las aportaciones son voluntarias y se pueden suspender en cualquier momento si te vieras obligado a ello. Pero lo que sí que es cierto es que es aconsejable realizarlas porque se trata de un producto que va aumentando de cara a la jubilación y lo que queremos es que cuando lo necesitemos podamos tener ese colchón financiero tan necesario. 

¿Y cómo podemos saber cuánto aportar al plan de pensiones?

Puede dependerá de nuestro poder adquisitivo y de la edad. En el primer punto es evidente que tendremos que tener en cuenta si en esos momentos podemos realizar esas aportaciones o no. La recomendación general es que se aporte entre un 7 y un 10% de los ingresos mensuales. 

Si nos fijamos en la edad tendremos que tener en cuenta si estás cerca de la jubilación, porque si es así tendremos menos tiempo para llenar “la hucha” de la pensión. Pero si aún eres joven podrás ir modificando cuánto aportar para que tengas un remanente suficiente en la cuenta y para que vaya aumentando poco a poco, según te acercas a la edad de jubilación. 

 

Desgravación de los planes de pensiones

Porque esto es una de las cuestiones que más interesa en el presente, ya que la jubilación la solemos ver más lejana. Los planes de pensiones, además de para ir haciendo un colchón monetario, sirven para desgravar en la declaración de la renta, es decir para pagar menos impuestos.

La desgravación que se puede realizar, es decir la reducción de la base imponible del IRPF, será de un máximo de 2.000 euros, que es la mayor cantidad que se puede aportar al plan de pensiones individual. También se puede calcular sobre el 30% de los rendimientos netos del trabajo. 

legal
soporte Y BLOG