fbpx

✅ Diferencia entre tomador y asegurado en un contrato de seguros

Diferencia entre tomador y asegurado

✅ Diferencia entre tomador y asegurado en un contrato de seguros

Tomador y asegurado en un contrato de seguros, ¿cuál es la diferencia?

 

Si acabas de aterrizar en el mundo de los seguros buscando cuál es el que más te conviene, probablemente te hayas armado un buen lío con la cantidad de términos y conceptos que se manejan, ¿tomador y asegurado? ¿beneficiario y tomador? ¿Hemos acertado?

Una de las principales dudas que surgen es entender la diferencia entre tomador y asegurado en un contrato de seguros. Si te interesa conocerla, quédate por aquí porque lo vas a entender rápidamente, sin palabras técnicas y con varios ejemplos.

 

¡Venga! Vamos a jugar al ¿Quién es quién? ¿Tomador o asegurado? Toma nota para que no te la jueguen al contratar tu seguro.

 

¿Cuál es la diferencia entre tomador y asegurado en un contrato de seguros?

 

El tomador es la persona o titular que contrata la póliza de seguros, es decir, quien se encarga de pagar las cuotas. En cuanto al asegurado es la persona a quien cubre el seguro.

 

Otra figura a la que no hemos hecho referencia, pero que te conviene conocer sobre todo si tienes interés en contratar un seguro de vida es la del beneficiario. Se trata de la persona o entidad (dado que puede ser un banco o una empresa) que cobra la indemnización de un seguro.

 

El caso más habitual es el de los seguros de vida . En estas situaciones, el beneficiario puede ser la pareja o los hijos de la persona fallecida —que se corresponde con el asegurado—, también muy a menudo el banco.

 

Debes saber que el tomador de un seguro también puede ser el asegurado. Por ejemplo, si contratas tu propio seguro de vida serás tomador y asegurado. En cambio, el beneficiario será la persona o las personas que tú designes en el momento de la firma.

 

También puede suceder que un asegurado sea a su vez tomador y beneficiario de un seguro. Imagina que tú contratas un seguro de vida y tienes un accidente. En caso de invalidez total y absoluta tú como tomador del seguro que eres también el asegurado cobrarás el capital asegurado, por tanto, eres también beneficiario.

 

 

Otra situación que se puede dar es que el tomador del seguro y el asegurado sean personas distintas. Pon por caso que quieres contratar un seguro de vida para cubrir En este caso tú serías el tomador y tu pareja  la persona asegurada.

A continuación un vídeo de la UNED donde se explican muy bien estos conceptos:

 

Recapitulamos ideas: Tomador y asegurado, ¿quién es quién?

 

¿Cómo va? ¿Lo vas pillando? Por si las moscas, recapitulamos conceptos:

 

Tomador: Quien contrata el seguro.

Asegurado: A quien cubre el seguro.

Beneficiario: Quien recibe el dinero en caso de siniestro o fallecimiento.

 

Y si queremos rizar el rizo incluso podríamos añadir el concepto de aseguradora, que simplemente es la empresa o compañía de seguros con la que firmas —contratas— tu seguro.

 

Solemos plantearnos la diferencia que hay entre tomador, asegurado y beneficiario cuando nos planteamos ciertas preguntas como estas:

 

➡️ ¿Quién es el beneficiario de mi seguro de vida relacionado con la hipoteca si fallezco?

✅ ¿Puedo pagar un seguro de vida, pero que no me cubra a mí sino a mi mujer?

➡️ Si yo soy titular de un seguro de vida y muero, ¿mi mujer cobrará la indemnización?

 

Las respuestas a estas cuestiones siempre quedan recogidos en el contrato del seguro. Por lo tanto, antes de firmar un seguro asegúrate de que todos las figuras estén bien delimitadas y claras. Así evitarás inconvenientes o malentendidos en el futuro

 

Ahora ya conoces la diferencia entre tomador y asegurado en un contrato de seguros. Gracias a esta información estás más preparado para contratar tu póliza.

 

Piensa que el mundo de las aseguradoras se puede hacer complicado si no tienes las cosas claras. Así que, si quieres que no te la jueguen, te echamos un cable con nuestro comparador de precios.

 

【Averigua cuánto cuesta tu seguro con la calculadora de Segurzon

 

Y si todavía crees que confundes las figuras de tomador y asegurado, pregunta sin miedo. ¡Estamos para ayudarte!

Compartir este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *