fbpx

‌‌¿Merece la pena un seguro de vida? ➡️ Aquí va la respuesta

merece la pena un seguro de vida

‌‌¿Merece la pena un seguro de vida? ➡️ Aquí va la respuesta

¿Merece la pena un seguro de vida?

La hipoteca, las extraescolares, la cuota del gimnasio, la letra del coche, las vacaciones… Son tantos los gastos que acumulamos cada mes que cuando nos hablan de seguros de vida pensamos ¿Otro más? ¿En serio? Sin embargo, tu pepito grillo te dice que quizás sí necesites un seguro de vida y por eso estás aquí. Quieres saber si realmente merece la pena un seguro de vida y nosotros te vamos a dar la respuesta.

Cuándo no merece la pena un seguro de vida

Antes de nada y para evitar confusiones aclaremos qué es un seguro de vida

Póliza que garantiza el abono de un capital a los beneficiarios del seguro en caso de que la persona asegurada muera o quede inválida.

Ahora veamos cuándo no merece la pena un seguro de vida. Porque sí, el seguro de vida es un gran producto, como también lo puede ser un chaleco salvavidas o una navaja suiza, pero no todos necesitamos uno ¿cierto?

Si no tienes hipoteca, deudas, negocio, pareja, hijos o personas dependientes, es posible que puedas continuar sin seguro de vida. Al fin y al cabo, si algo te sucede nadie sufrirá las consecuencias de perder el ingreso que tú generabas en vida y no dejarás cargas financieras a nadie. En estos casos, quizá sí podría interesarte un seguro de decesos para cubrir los gastos del funeral.

Eso sí, no busques como excusa la edad para no contratar un seguro de vida. Muchas personas alegan que son jóvenes y pueden pasar sin estos productos. Pero como ves, la decisión de contratar un seguro de vida no tiene nada que ver con la edad. Lo que determina la necesidad de asegurarte es tener a otra persona que depende de tus ingresos para sobrevivir.

Veamos unos ejemplos para comprenderlo mejor:

➡️ Si tienes 28 años, acabas de tener un bebé y es tu pareja la que ha decidido postergar su etapa laboral para atender al recién nacido, te interesa tener un seguro de vida.

🙇 Si tienes 31 años, trabajas por cuenta ajena, vives en casa de tus padres y luces tu carné de soltero o soltera, quizá no necesitas un seguro de vida.

 ➡️ Si tienes 36 años, te casaste, no pagas hipoteca y tanto tu pareja como tú trabajáis puede que todavía no necesites un seguro de vida, pero es posible que debas comenzar a pensar en él.

Cuándo merece la pena un seguro de vida

Si ya has formado una familia o tienes a algún ser querido a tu cargo, hay otras personas que dependen de tus ingresos. En este contexto, el seguro de vida puede ser una herramienta clave para garantizar tu tranquilidad y la de los tuyos cuando no puedas cuidar de ellos. 

Piensa que el seguro de vida no es para ti, sino para proteger a tu familia en caso de que tú fallezcas y no puedas velar económicamente de los que más quieres. 

A veces creemos que la muerte es algo lejano y que estas desgracias nunca nos van a tocar de cerca. Pero si algo nos ha demostrado la vida es que es efímera y todo puede cambiar en menos de un segundo

Nadie permanece ajeno a los peligros asumidos en gestos cotidianos como conducir, salir a la calle o ir a trabajar. Más si cabe si nos dedicamos a profesiones de riesgo. Todos tenemos una ecuación entre riesgo y seguridad que siempre debería ser favorable hacía la seguridad. ¿Cuántas profesiones de riesgo conocemos merecedoras de tener un seguro de vida?

Todo puede ir bien… o puede ir mal.

Si la parca te llama para que le hagas compañía antes de lo deseado o sufres un accidente que te deja incapacitado teniendo un seguro de vida, tienes la protección asegurada. Los que más quieres no quedarán desamparados ni abandonados a su suerte costeando todos los gastos que conlleva el día a día, que son muchos y lo sabes. 

También se pueden dar otras situaciones particulares como, por ejemplo, que no hayas formado tu propia familia, pero que tus progenitores te hayan avalado en un préstamo que sacaste con el banco o hayas montado un negocio propio. En estos casos, un seguro de vida podría salvaguardar sus finanzas. También te aseguras de que podrían hacer frente a la deuda en caso de que algo te suceda.

Qué ventajas te ofrece el seguro de vida

El seguro de vida es un mecanismo valioso y asequible para proteger financieramente a tus seres queridos. A cambio de una cantidad económica más pequeña de lo imaginado, podrás apoyar la economía familiar después de tu muerte. 

Así, podemos resumir en 5 los beneficios de contratar un seguro de vida:

Tranquilidad de que el futuro económico de los que te rodean no quedará amenazado si desapareces de este mundo.

Seguridad financiera para los que más quieres.

Protección en caso de que quedes en situación de invalidez total o absoluta por enfermedad o accidente.

✅ La indemnización que reciben los beneficiarios del seguro está libre de embargos incluso aunque el asegurado tuviese deudas pendientes.

✅ Por el capital que se cobra no se paga Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) ni Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). 

Contratar un seguro de vida nos recuerda a esas tareas pendientes que siempre procrastinamos por pereza como pintar el salón o planchar la pila de ropa acumulada. Sin embargo, no contratar tu seguro puede tener consecuencias más graves que salir a la calle con la camiseta arrugada.

Está claro que las circunstancias de cada persona son diferentes, pero si has alcanzado una etapa vital en la que otros confían en ti hablando en términos económicos, el seguro de vida bien puede valer la pena ayudándote a proteger el futuro de tu familia y a brindarte tranquilidad

Todo ello con un precio muy asequible. Te animamos a comprobarlo con nuestra calculadora y valorar si realmente merece la pena un seguro de vida. Y, si estás ya te has decidido a contratar, contacta con nosotros y te echamos un cable.

【Averigua cuánto cuesta tu seguro con la calculadora de Segurzon】

Compartir este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *