fbpx
cuestionario de salud

En qué consiste un Cuestionario de Salud

Cuando decidimos contratar un seguro de salud tenemos que rellenar nuestros datos y además un cuestionario de salud. Se trata de una declaración por escrito que debe hacer el tomador del seguro o el asegurado acerca de su estado de salud actual. Serán preguntas sobre cómo estás actualmente pero también sobre tratamientos, intervenciones quirúrgicas y problemas médicos pasados. Incluso pueden incluir preguntas como cuántas veces vas al médico. 

El cuestionario de salud sirve para medir el riesgo del tomador o asegurado y así hacer los cálculos pertinentes de la prima que tendrán que abonar por la póliza. No es un documento tan completo como el historial médico, pero sí que ofrece una visión general para que la aseguradora haga una previsión del gasto que tendrán que realizar. 

Este documento te lo pueden solicitar también en el caso de querer contratar también un seguro de vida o de invalidez.

¿Qué se pregunta en el cuestionario de salud?

Suelen ser preguntas generales pero dirigidas a averiguar si existen enfermedades crónicas que vayan a requerir tratamientos costosos, o si se va más o menos al médico. Algunas de las cuestiones a rellenar son:

  • Enfermedades actuales.
  • Medicación pautada.
  • Intervenciones quirúrgicas y en caso afirmativo especificar cuáles.
  • Hospitalizaciones en los últimos años, 10 suele ser lo habitual, y si existe previsión de que haya alguna en fechas cercanas. Hay que explicar el motivo de todas ellas.
  • Lesiones, secuelas de enfermedades, trastornos congénitos.
  • Haber sufrido algún accidente. Aquí especificar el qué y si se padecen secuelas.
  • Prescripciones recientes de tratamientos médicos o quirúrgicos.
  • Si se fuma, toma alcohol o drogas.
  • También pueden preguntar si se practican deportes de riesgo.  

De todas estas cuestiones las que más toman en consideración las compañías aseguradoras son las referentes a enfermedades crónicas, dolencias preexistentes, historial de ingresos e intervenciones y medicación. Por supuesto si hay previsión de intervenciones quirúrgicas también. Pueden llegar a denegar la póliza o incrementar mucho la prima en relación a la media de tu edad y zona.

Además, podrían incluso solicitar un chequeo médico antes de asegurarte para comprobar el estado de salud si tus respuestas lo hacen necesario.  

Obligación de contestar a las preguntas

Hay que tener en cuenta que a pesar de parecer invasivas las preguntas que realizan las aseguradoras son totalmente legales y necesarias para contratar el seguro. Y contestarlas, si se quiere formalizar el seguro, es obligatorio según el artículo 10 de la Ley del Contrato de Seguro, en el que se establece que el cliente tiene obligación de responder. “El tomador del seguro tiene el deber, antes de la conclusión del contrato, de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que éste le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo”.

Hay que tener en cuenta que solo se contestarán las preguntas relacionadas con la salud, no aquellas que tengan que ver con nuestra condición sexual, ideología política u otras de índole religiosa.

¿Qué pasa si miento en las respuestas?

Si esto ocurre el seguro puede decidir rescindir la póliza o negarse a prestar determinadas coberturas. De hecho viene especificado en el mismo artículo 10 de la Ley del Contrato de Seguro donde se dice: “El asegurador podrá rescindir el contrato mediante declaración dirigida al tomador del seguro en el plazo de un mes, a contar del conocimiento de la reserva o inexactitud del tomador del seguro. Corresponderá al asegurador, salvo que concurra dolo o culpa grave por su parte, las primas relativas al período en curso en el momento que haga esta declaración”.

¿Existen seguros sin cuestionarios de salud?

Sí que los hay, pero es una opción que se tiene que valorar con toda la información. Ten en cuenta que para que las aseguradoras no se pillen los dedos con sus clientes, ofrecerán unas coberturas mucho más limitadas. No pueden ofrecer tratamientos costosos u hospitalizaciones largas sin saber el estado de salud de los asegurados.

Por ello la importancia de un cuestionario de salud, porque al rellenarlo no solo informas de tu estado médico, también te estás asegurando una compañía que te ofrezca unas coberturas apropiadas a tus necesidades.