fbpx
Claves para contratar un seguro de vida

4 claves para contratar un seguro de vida

¿Qué debes saber a la hora de contratar un seguro de vida?

A diario vemos anuncios de seguros en medios de comunicación e Internet. La cantidad de publicidad a la que estamos expuestos es la culpable de que el mundo de los seguros nos resulte tan familiar y cotidiano. 

Sin embargo, cuando nos decidimos a contratar un seguro de vida y nos adentramos de verdad en el sector, vemos que es más complejo de lo que pensábamos. 

En esos momentos, contar con una guía como esta te puede ahorrar problemas y dinero. Vamos a revelarte las 4 claves que debes saber a la hora de contratar un seguro de vida para que no te la den con queso. ¡Empezamos!

#1 Ten claro por qué quieres un seguro de vida

Parece una obviedad, pero ¡ojo! Que no lo es en absoluto. Saber qué es un seguro de vida y por qué quieres un seguro de vida es algo que debes tener en cuenta al contratar tu póliza. Tu objetivo, tu situación y tus necesidades concretas puede determinar la elección de un tipo de seguro de vida u otro ya que cada uno de ellos te ofrece diferentes beneficios.

Por ejemplo, quizá vayas a hacer un viaje y te interese tener cubierta tu vida durante un periodo concreto. O tal vez tienes una hipoteca pendiente o tus hijos son pequeños y todavía dependen de ti. En estos casos, te puede interesar un seguro de vida temporal

En cambio, si las fechas no son un hándicap para ti y tu objetivo con el seguro es garantizar la seguridad económica de tu familia una vez que fallezcas, el seguro de vida entera puede ser el producto que necesites. 

Otra opción a tu alcance es el seguro de vida ahorro que te permite complementar la pensión que cobres tras jubilarte de tal forma que te aseguras un poder adquisitivo cómodo en tu época dorada.

Conclusión: evalúa tus necesidades inmediatas y futuras antes de contratar un seguro de vida. Te puede resultar útil plantearte cuestiones como ¿qué seres queridos dependen de ti? ¿Cuál es tu contribución a los ingresos familiares? ¿Qué deudas tienes pendientes? ¿Cómo pagará tu familia los gastos y deudas en caso de que a ti te suceda algo? Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a decidir las coberturas que debe tener tu seguro de vida

Si ya has acumulado ahorros considerables y no tienes muchas deudas, es posible que no necesites tantas coberturas. Por contra, si tienes peques a tu cargo y tu pareja no trabaja, vas a necesitar un seguro de vida que cubra esas necesidades económicas.

#2 Revisa las cláusulas de la póliza y deja claro el beneficiario

Cuando estudies las diferentes pólizas de seguros de vida que puedes contratar, asegúrate de qué cláusulas incluye o pasa por alto. De esta forma, podrás personalizar tu póliza para que se adapte a tus necesidades y tu presupuesto. 

Una de las coberturas más interesantes a considerar es la que cubre la invalidez total o absoluta. ¿Qué quiere decir esto? Pues que ciertos seguros de vida contemplan una indemnización económica al beneficiario del seguro en el supuesto de que tengas un accidente que te deje incapacitado. Es una protección muy interesante si puedes asumirla.

Por otro lado, deja bien claro quién es el beneficiario o los beneficiarios del seguro a la hora de firmar tu póliza, es decir, quien cobrará el dinero en caso de que el asegurado —a quien cubre el seguro— muera. Si no dejas por escrito el beneficiario, la indemnización se entrega a los herederos, pero es preciso llevar a cabo ciertos trámites que puedes ahorrar a tus familiares.

#3 No demores demasiado el momento de contratar un seguro de vida

Cuando somos jóvenes pensamos que somos casi inmortales, que nada puede sucedernos. No obstante, estamos expuestos a la misma cantidad de peligros que alguien de mayor edad. Por lo tanto, si se te ha pasado por la mente contratar un seguro de vida no demores el momento más de lo necesario. 

¿Por qué? Simplemente porque te saldrá más caro. Las primas del seguro de vida aumentan a medida que el asegurado envejece —si todavía no tienes clara la diferencia entre tomador y asegurado te lo aclaramos aquí—. 

Cada año que pospongas, la prima se encarece más. Pero esto no es todo. Si esperas corres el riesgo de que desarrolles alguna enfermedad crónica o dolencia grave, un hecho que encarecería mucho más las primas e incluso podría suponer que se negase la contratación.

#4 Resuelve y compara antes de contratar un seguro de vida

Para acertar en la contratación de tu seguro es fundamental que todas tus dudas queden resueltas antes de decantarte por un producto u otro. Ten claras las coberturas que incluye y cuáles son las exclusiones para evitar cualquier sorpresa futura. 

Asimismo, es esencial que compares. No te quedes con la primera oferta que te planten ante tus narices. Investiga, pregunta y compara —de hecho, si estás leyendo este artículo es porque sabes la importancia que tiene estar bien informado—. En el mercado hay decenas de aseguradoras que tienen productos que ofrecerte con coberturas diferentes en función de tus necesidades y no comparar te puede acabar saliendo muy caro.

¡Aviso para navegantes! Compara siempre productos similares. Una póliza de seguro de vida puede resultar más barata que otra a primera vista, pero no te quedes con la fachada. Ahonda en las cláusulas del contrato porque puede que ese producto más barato no contemple ciertas coberturas básicas para ti.

Si comparar es importante, también lo es revisar tu póliza con regularidad. No la contrates y la aparques en un cajón. La vida cambia y con ella tus necesidades. Para tener la tranquilidad de que tu seguro de vida se ajusta a ellas, échale un ojo de vez en cuando y cerciórate de que sigue cumpliendo tus expectativas.

Sí, sabemos que la tarea de comparar puede resultar tediosa y complicada. Por eso queremos liberarte de ella… ¡Nosotros la hacemos por ti! 

En Segurzon, comparadora de seguros, trabajamos con aseguradoras líderes en el mercado y estamos deseando conocerte para echarte un cable en la elección del mejor seguro de vida para ti. Estás a un paso de asegurar tu tranquilidad y la de los que más quieres.

¿Hablamos?

Scroll Up